Santa Catalina, este año más intensamente que nunca

CATHERINE OF SIENA

¡El 80% de la población de Siena murió el año después de su nacimiento a causa de la peste bubónica! Reza con fuerza en esta pandemia de coronavirus

La peste bubónica llegó a Sicilia el mismo año en que nació santa Catalina de Siena. Al año siguiente, 1348, el 80% de la población de Siena moriría de la enfermedad.Los brotes de la enfermedad continuarían durante toda la vida de Catalina. Una crónica de Siena informa:

“Y no sonaron las campanas, y nadie lloró sin importar su pérdida porque casi todos esperaban la muerte … Y la gente dijo y creyó: ‘Es el fin del mundo’”.

Y sin embargo, esta fue la escena del descubrimiento de Catalina de su vocación de amar a Dios y amar a su prójimo.

SAINT CATHERINE OF SIENA

Catalina pasó tres años de su vida en soledad, creciendo en una relación íntima con Dios. Este tiempo “monástico” estuvo lleno de muchas gracias y oración intensa.

Catalina temía que si volvía a entrar en una vida activa y apostólica (comprometiéndose nuevamente en los asuntos mundanos), su relación con Dios sufriría.

El Señor le dijo a Catalina, sin embargo:

No tengo intención de separarte de mí, sino de asegurarme de unirte a mí aún más por el vínculo de tu amor a tu prójimo. Recuerda que he establecido dos mandamientos de amor: el amor a mí y el amor al prójimo … Es la justicia de estos dos mandamientos la que quiero que ahora cumplas. En dos pies debes caminar mi camino (Vida de Santa Catalina de Siena por Raymond de Capua).

El matrimonio de los dos grandes mandamientos se convirtió en la regla de su propia vida. Después de sus años de oración solitaria, Catalina se entregó al cuidado de los pobres y los enfermos.

Catalina deseaba ser una servidora de los demás porque Cristo fue el servidor de todos y redimió a la humanidad con su preciosa sangre.

En una carta a Catalina de Scetto, otra laica relacionada con Siena, Catatalina describe su visión de la caridad diciendo:

Ten cuidado de no amar a tu prójimo para tu propio beneficio, ya que eso no respondería al amor que Dios te tiene. Porque como Dios te ha amado gratuitamente, Él quiere que, como no puedes amarlo de esta manera, lo hagas con tus vecinos, amándolos, como dije, gratuitamente y no como una deuda ”.

Para Catalina, en el amor a Dios es donde comienzan nuestras virtudes, y en nuestro amor al prójimo cobran vida. Debido a que este amor proviene de Dios, debe ser sin restricciones.

Catalina pudo amar de esta manera gracias a su total confianza en la Divina Providencia. En un pasaje particularmente conmovedor en su Diálogo, Catalina oye que el Señor le dice:

Todo fue hecho por mí y sin mí nada puede existir. Por lo tanto, si lo que quieres es belleza, yo soy belleza. Si quieres bondad, yo soy bondad, porque soy supremamente bueno. Soy sabiduria. Yo soy amable. Soy compasivo. Soy el Dios justo y misericordioso.

Muy a menudo se inhibe la caridad debido a la falta de confianza en lo que el Señor está haciendo. Los corazones se detienen, el crecimiento se atrofia por las sombras de la duda de que todas las cosas pertenecen al Señor y fueron redimidas por su sangre.

A medida que comenzamos a anhelar la vida “postcuarentena”, mientras nuestros vecinos continúan necesitando, mientras oramos por la Iglesia, con la esperanza de renovación en la vida y el vigor, como Catalina, tenemos que entregárselo todo con confianza a Cristo.

A pesar de la peste, el aislamiento, las complicaciones de su propia vida familiar y la agitación política de su época, Catalina se entregó al amor de Dios y al prójimo.

¡Que esta oración nos dé la misma gracia!

Padre celestial, tu gloria está en tus santos.
Alabamos tu gloria en la vida de la admirable santa Catalina de Siena, virgen y doctora de la Iglesia.
Toda su vida fue un noble sacrificio inspirado en un amor ardiente de Jesús, su Cordero inmaculado.

En tiempos difíciles, ella defendió enérgicamente los derechos de su amada esposa, la Iglesia.
Padre, honra sus méritos y escucha sus oraciones por cada uno de nosotros y por toda nuestra familia parroquial. Ayúdanos a pasar indemnes a través de la corrupción de este mundo,
y a permanecer inquebrantablemente fieles a la Iglesia en palabra, obra y ejemplo.

Ayúdanos a ver siempre en el Papa un ancla en las tormentas de la vida y un faro de luz en el puerto de tu Amor,
en esta noche oscura de tus tiempos y de las almas de los hombres.
Concede también a cada uno de nosotros nuestra petición especial. . . (expresa tus propias intenciones)

Te lo pedimos por Jesús, tu Hijo, en el vínculo del Espíritu Santo.
Amén.

Santa Catalina de Siena, ruega por nosotros.

Fuente: Aleteia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *