Mirando otras realidades

La situación social Coronavirus en Argentina: la cuarentena de los sin techo, aislamiento en paradores y largas filas para recibir comida

En cinco días se ocuparon 475 plazas en nuevos centros preparados para recibirlos. Pero son muchos los que viven a la intemperie.

La cuarentena de mucha gente sin techo es en la calle. Otros recurren a los paradores del Gobierno porteño. Foto: Fernando de la Orden

El calendario marca el noveno día de cuarentena obligatoria por el coronavirus​. Un recorrido por las calles vacías de la ciudad desnuda distintas postales. La realidad de los «sin techo» ocupa el centro de la escena. Siempre estuvieron en el mismo lugar. Ahora, son más visibles.

Solitarios, pensativos, desprotegidos, a la intemperie. Viven a su manera. Una mujer de 40 años duerme en la entrada de una vivienda del barrio de Recoleta. Un hombre mayor acomoda de a poco sus pertenencias cerca de ahí. Monta su propia habitación en un espacio de Santa Fe y Laprida. Una bandera argentina es su marca identificatoria.

Muchos eligen colocar sus frazadas en las puertas de comercios que hoy permanecen con persianas bajas, sin atención al público ni delivery. Están quienes continúan durmiendo debajo de los puentes. Un joven observa el frasco de alcohol en gel que tiene en sus manos, otro mastica galletitas con la mirada fija en el suelo.

Mucha gente pasa la cuarentena en la calle. Como este hombre que se armó su "habitación" en Santa Fe y Laprida. Foto: Fernando de la Orden

Mucha gente pasa la cuarentena en la calle. Como este hombre que se armó su «habitación» en Santa Fe y Laprida. Foto: Fernando de la Orden

En la otra cuadra de la avenida Santa Fe, tres compañeros mantienen una conversación mientras cuidan los cartones que recolectaron. En la calle Corrientes, cada dos manzanas aparecen colchones solitarios.

Tres personas que viven en la calle conversan en la avenida Santa Fe. Foto: Fernando de la Orden

Tres personas que viven en la calle conversan en la avenida Santa Fe. Foto: Fernando de la Orden

La plaza Vicente López está vacía. Nadie puede ingresar ni abrir las canillas para tomar agua. Pero el panorama es distinto enfrente. Hay casi dos cuadras de fila a la espera de un plato de comida. Es que en la Iglesia Corazón Eucarístico de Jesús, ubicada en Las Heras y Montevideo, reparten viandas para personas en situación de calle. Todos esperan su turno con paciencia. Pasan de a uno. Aunque es difícil que mantengan el metro de distancia, los asesoran sobre cuidados de higiene y les limpian las manos con alcohol en gel antes de darles un sándwich, una banana y una taza de chocolate.

"Mi mamá siempre lee Clarín, ojalá salga la foto así la ve y sabe que estoy vivo", dice un hombre que va recibir su vianda en la iglesia Corazón Eucarístico de Jesús, en Las Heras y Montevideo. Foto: Fernando de la Orden

«Mi mamá siempre lee Clarín, ojalá salga la foto así la ve y sabe que estoy vivo», dice un hombre que va recibir su vianda en la iglesia Corazón Eucarístico de Jesús, en Las Heras y Montevideo. Foto: Fernando de la Orden

“Mi mamá siempre lee el diario. Sacame una foto así sabe que estoy vivo”, le dice, con una sonrisa, un hombre al fotógrafo de Clarín mientras bebe un sorbo de agua. Dos personas se saludan con un choque de puños, otra bosteza para despabilarse. Aguardan con termo o táper en mano. Hay quienes trasladan lo poco que tienen en una mochila o chango. Les informan sobre la importancia de pasar la cuarentena en paradores. El mismo escenario se repite en la Parroquia del Carmen, en Rodríguez Peña 840.

 

Cada persona recibe una vianda con un sándwich, una banana y una taza de chocolate. Foto: Fernando de la Orden

Cada persona recibe una vianda con un sándwich, una banana y una taza de chocolate. Foto: Fernando de la Orden

“Quedate en casa” es la consigna para enfrentar la pandemia. La cuarentena no es opcional. Según el último censo oficial de la Ciudad, la población en situación de calle está compuesta por 1.146 personas. Aunque un censo realizado el año pasado por organizaciones sociales relevó que eran 7.251. Muchos, sufren afecciones pulmonares. Pero, ¿dónde pueden cumplir el aislamiento?

Los paradores que ofrece el Gobierno de la Ciudad son espacios destinados para que quienes carecen de un domicilio fijo se aíslen ante la situación epidemiológica. Permanecen abiertos las 24 horas de los 7 días de la semana. “El objetivo es garantizar que todos puedan cumplir con la medida dispuesta por el Gobierno nacional”, explican las autoridades.

Se forman largas colas para recibir las viandas. Foto: Fernando de la Orden

Se forman largas colas para recibir las viandas. Foto: Fernando de la Orden

En la última semana se habilitaron 7 nuevos Centros de Inclusión Social, que se suman a los 33 que ya funcionaban regularmente. Dos son exclusivos para personas mayores. Además, se agregaron 708 plazas a las 2.100 preexistentes. En el Gobierno porteño aseguran que el 90% de las plazas están ocupadas.

Hasta el momento, no se detectó la activación del protocolo frente a casos sospechosos por coronavirus en ninguno de estos refugios. Todos, mantienen línea directa con las dependencias para que personal de salud acuda a cada uno en caso de ser necesario.

Desde el Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat del Gobierno porteño, destacan la receptividad que tuvieron en este contexto de emergencia, ya que en tan sólo en 5 días se ocuparon 475 plazas en los centros nuevos. “Las reglas impuestas como el orden o la prohibición de fumar ya no resultan un impedimento para que acudan en busca de ayuda”, señalan.

Según el Gobierno porteño hay 1.146 personas en situación de calle en la Ciudad. Foto: Fernando de la Orden

Según el Gobierno porteño hay 1.146 personas en situación de calle en la Ciudad. Foto: Fernando de la Orden

Los nuevos refugios son el Polideportivo de Parque Chacabuco (Comuna 7); que ya tiene su cupo completo, según informan desde el Ministerio; el Parque Avellaneda (Comuna 9), que aún tiene cupos disponibles para mujeres y niños; el Parque Sarmiento (Comuna 12), que añadió 148 plazas para hombres; el Polideportivo Martín Fierro (Comuna 3), que sumó 100 plazas para hombres; el Olímpico con 100 plazas y próximo a habilitarse; el Uspallata 1 y 2 (Comuna 5), y el Venialbo, destinados a personas mayores.

Ante eventuales necesidades, no descartan que se incorporen Centros de Inclusión en otros clubes de barrio o centros de jubilados que hoy permanecen cerrados. “Estamos contemplando la posibilidad de habilitar una operatoria especial de subsidios en articulación con el sector hotelero”, agregan.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *