El poncho del Santo Cura Brochero

«Dar algo nuestro, que haga feliz o muestre cercanía al otro.» El Santo Cura se «dio» hasta el contagio de la lepra que le costó la vida.

Él siempre utilizó el poncho para vencer las inclemencias y amenazas de los «malos tiempos». Con su poncho cubrió a tantos enfermos, marginales o carenciados que necesitaban protección para superar su mal momento.

Bajo su poncho él albergaba un corazón desbordante de amor a Dios y a sus hermanos. Mediante la mediación del Cura, el Señor Jesús acompaña, protege y cubre en las situaciones difíciles.

La Pastoral del Poncho acerca esta reliquia a quien lo necesite.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *