Reflexión del Evangelio del 03/03/2019 del P. José Luis

La Palabra de Dios nos dice este Domingo:
“¿Por qué miras la paja que hay en el ojo de tu hermano y no ves la viga que está en el tuyo?… ¡Hipócrita!, saca primero la viga de tu ojo, y entonces verás claro para sacar la paja del ojo de tu hermano.”(Lc 6,41-42). Lo malo de este vicio tan difundido no está en “mirar la paja del ojo del hermano” sino en “no advertir la viga en el propio ojo y retirarla”. DIOS MIRA SIEMPRE SIN VIGA, ve nuestros errores, pecados, debilidades, pero DESDE EL AMOR Y LA MISERICORDIA, (y no puede mirar de otra manera porque El es Amor), por eso no juzga ni condena, sino que ilumina, rescata y salva. Nuestra mirada, al no salir de un corazón amante y misericordioso, condena, humilla, refriega, critica… “Sacar la viga” es abrirse al Espíritu Santo que siempre derrama el amor de Dios en nuestro corazón. Que belleza es poder MIRAR SIN VIGA, sin juicios condenatorios o críticas destructivas. Es participar de la MIRADA DE DIOS que solo busca rescatar, recuperar, salvar… Feliz Domingo!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.