Reflexión del Evangelio del domingo 7 de enero

La Palabra de Dios nos dice este domingo:
“Jesús fue bautizado por Juan en el Jordán y al salir del agua… una voz desde el cielo dijo: “Tú eres mi Hijo muy querido, en ti tengo puesta toda mi predilección”(cfr Mc 1,9-11). Este es el principio y fundamento de la vida de Jesús, este es el secreto de la libertad interior y afectiva de Jesús: SABERSE AMADO POR EL PADRE, saberse aprobado por el Padre que se complace en Él. No va mendigando amor porque ya lo tiene. No va mendigando la aprobación de los hombres porque ya tiene la aprobación del Padre. En el día que celebramos el Bautismo del Señor y renovamos nuestro propio bautismo, pedimos al Padre reavive la certeza interior de “ser sus hijos, de sabernos amados por El”.
P. José Luis
Sobre el Autor

Deje su Mensaje

*

captcha*